El Ego y el Yo Superior

Siguiendo el cataclismo y la destrucción de la civilización de Atlantis, en 9540 AC., la Esfera de Amenti, oculta en Andrómeda,  podría no arribar al núcleo de la tierra en el tiempo programado. Su arribo en cambio, podría destruir la Tierra por lo que la Confederación de Ra, los concejos de Palaidorian y Sirios, los Elohim y muchos otros guardianes de la Tierra concibieron un plan para evitar esta catástrofe (vea: La Verdadera Historia de la Raza Humana). 

Los Elohim fueron encargados de alterar el campo morfogenético de la dimensión 2 (2D) de la Tierra, creando una Barrera de Frecuencia o Barrera de Energía alrededor de la Tierra donde la Esfera de Amenti fuera incapaz de pasar. La Esfera de Amenti fue ubicada en las bandas de frecuencia baja de la dimensión 4 (4D) y se necesitará que la Tierra alcance una vibración alta, para que se levante la Barrera de Frecuencia y la Esfera pueda descender al núcleo de la tierra en la 2D.

Oops… después de la creación de la Barrera de Frecuencia 9540 AC., algunos de los tonos fueron removidos del campo morfogenético, la esencia del Alma pasando a través del núcleo de la Tierra para su nacimiento podría no tener un completa impresión de la tercera cadena de ADN. La Barrera de Frecuencia causó una manifestación de ADN sin los tonos básicos del 7 al 12, lo cual resultó en una mutación del linaje humano.

La tercera cadena de ADN corresponde al chakra Plexos Solar (tercer chakra) y al tercer nivel del campo bio-energético (cuerpo mental). La mutación de ADN causó una división, o falta de enlace de frecuencia, en la tercera cadena de ADN. Esta mutación se manifiesta como una brecha o vacío dentro de las áreas del sistema bio-energético que corresponde a esa cadena.

A través de la mutación en la tercera cadena de ADN, que se manifestó como una división dentro del tercer chakra y el nivel del cuerpo mental del campo bio-energético, se desarrolló un nuevo tipo de conciencia dentro de la humanidad.

A medida que los tonos básicos del 1 al 6 y los sobre-tonos 10 al 12 quedaron operando dentro de la tercera cadena de ADN, dos aspectos del cuerpo mental fueron puestos en manifestación.

Las porciones de conciencia que se manifestaron a través de los primeros 6 tonos básicos de la tercera cadena de ADN se enfocaron y pudieron percibir dentro de los campos de energía vibratoria inferior de la 1ra a la 6ta banda de sub-frecuencia de la 3D; formando una conciencia enfocada a la atención.

Las porciones de la conciencia que se manifestaron a través de los sobre-tonos 10, 11 y 12 de la tercera cadena de ADN se enfocaron y pudieron percibir dentro de los campos de energía de vibración más alta de las bandas de sub-frecuencia l0-l2 de la 3D.

Las partes de la identidad que se manifiestan a través de los tonos bajos de la tercera cadena de ADN se convirtieron en el “yo inferior”, o lo que ha llegado a ser conocido como el EGO y sus percepciones se limitan a la actividad que tiene lugar dentro de las porciones inferiores de la 3D.

Las porciones de identidad que se manifiestan a través de los sobre-tonos más altos de la tercera cadena de ADN se convirtieron en el “Yo Superior”. La mente del Yo Superior podía percibir que la actividad se desarrollaba dentro de las bandas de sub-frecuencia más altas de la 3D.

La mente inferior Ego desarrolló un sentido exagerado de la percepción dualista, al quedar encerrado en la percepción cinco-sensorial (cinco sentidos). Usando sólo una percepción sensorial de cinco, se percibieron distinciones extremas entre el mundo interior personal y el mundo exterior de la manifestada realidad, al mismo tiempo que el entendimiento de “dónde se encuentra el interior y el exterior de las cosas” estaba bloqueado de la percepción consciente.

A través de la Barrera de Frecuencia, el Ego quedó cortado de la relación consciente con su campo morfogenético personal y de los campos morfogenéticos de su raza y del planeta. La conciencia del Ego se siente aislada y separada del mundo que la rodea y no puede percibir el principio o los propósitos de la creación a través de los cuales llegó a ser.

La conciencia humana quedó “encerrada en la ilusión de la materia” como resultado de la Barrera de Frecuencia, incapaz de percibir o comprender la sustancia, a través de la cual se crean todas las cosas (vea: Partiki -Sustancia Divina). La conciencia humana perdió contacto con la Fuente común dentro y detrás de todas las cosas y así, perdió su capacidad de identificarse y comprender los seres y cosas existen a su alrededor.

La conexión de la Humanidad con el Universo sigue siendo una realidad, pero la conciencia del Ego perdió la capacidad de percibir conscientemente esa realidad. La mente egoísta se percibió como limitada y finita, y desarrolló una necesidad excesivamente agresiva de dominar y controlar su entorno, como un medio de intentar asegurar su supervivencia. A medida que los seres humanos evolucionan se ven a sí mismos como criaturas finitas a merced de un ambiente externo aparentemente hostil, la mente egoísta inferior se aísla, se siente sola y se asusta mucho. La curación de la mente egoísta requeriré de su integración con la mente del “Yo Superior”, a través de la cual su poder y lugar dentro del universo puede ser entendido.

La mente del Yo Superior no sólo puede percibir las bandas de frecuencia más altas de la tercera dimensión, sino que también puede “conectarse” a la identidad astral en la 4D y a la identidad de la Matrix del Alma que está contenida dentro de las Frecuencia del campo morfogenético de Amenti, dimensiones 4, 5 y 6, en el Universo Armónico 2.

El Yo Superior permite que las 4a y 5a cadena de ADN comience a manifestarse, si esas huellas de la cadena están contenidas en la huella de ADN de la raza.

Mientras la Barrera de Frecuencia estaba operando, el Ego no podía traducir datos dimensionales superiores a consiente conocimiento, ni podía traducir la comprensión de la Mente del Yo Superior. Pero podía comunicar los datos a la conciencia a través de un sentimiento subconscientemente que se conoce como el Sentido Intuitivo. La intuición representa la información del Yo Superior transmitida a la conciencia a través del cuerpo y la mente subconsciente.

En la actualidad, como la tercera cadena de ADN comienza su mutación inversa a través del levantamiento de la Barrera de Frecuencia, las percepciones y el entendimiento del Yo Superior se vuelven conscientemente accesibles a la mente inferior del Ego y a través de esta conexión consciente el Ego, redescubre sus aspectos multidimensionales de la conciencia.

Cuando la tercera cadena de ADN esté completamente ensamblada, los aspectos del Yo Superior se fusionarán con el Ego y la conciencia mental se comprenderá como una sola identidad multidimensional.

El Yo Superior sirve como puente entre la identidad enfocada en la realidad del Universo Armónico 1 (UA-1) y la huella del alma de esa identidad que se centra en el UA-2.

El primer paso para integrar el Ego con su identidad multidimensional es abrir las líneas de comunicación consciente entre el Ego y el Yo Superior. En términos contemporáneos, esto a menudo se llama “canalizar su Yo Superior”, pero la realidad de ese proceso es el montaje de la tercera cadena de ADN a través de la cual los dos niveles de la mente pueden fusionarse.

Si el Ego hace un esfuerzo consciente para permitir la conexión con su Yo Superior, el proceso de ensamblaje de la tercera cadena de ADN se acelera y la información recibida del Yo Superior evolucionará desde impresiones intuitivas vagamente sensibles, hasta la comunicación verbal interna y visual directa. El ego entenderá que el Yo Superior es parte de su propia identidad, un foco de conciencia dentro del cual puede dirigir su conciencia para recibir un mayor espectro de información.

Una vez que una persona se convierte en el Yo Superior, ya no hay un enfoque egoísta, ya que las mentes inferiores y superiores se han integrado en una “Mente Súper-consciente“, que puede desarrollar percepción y habilidades multidimensionales.

 A través de la mente súper-consciente, la mente subconsciente de la D2 y la conciencia corporal de la D1 también pueden integrarse en la conciencia. Trabajar con y convertirse en el Yo Superior es el siguiente paso en la evolución humana, y a través de este esfuerzo la curación y el ensamblaje del ADN pueden ocurrir, bajo la dirección del Yo súper-consciente.

Fuente: Libro: “Voyagers 2, Los Secretos de Amenti″ de Ashayana Deane 

Artículos Recomendados:

RodrigoA Blog, Nota: ¿Encontró un error de ortografía o error de gramática? ¿Crees que este artículo necesita una corrección o actualización? ¿O sólo tiene alguna sugerencia? Envíenos un correo electrónico a ragomez@gmail.com con el error, título y url, o simplemente escribe tu comentario en el artículo. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s