En tiempos antiguos el ritual de bendecir las comidas era muy común. Esta práctica es más que simplemente mostrar gratitud. Originalmente la comida bendecida era usada para incrementar la calidad y la energía de vida dentro de las comidas, transmitiéndoles espectros de ondas de altas dimensiones dentro de ellas vía patrones de palabras-sonidos y los chakras secundarios de las palmas de las manos.